9d352f3c3146fd1b5f5a09b01c7b590a

El día que perdí mi Superman interior.

Lo habéis visto bien, no estáis desvariando “Superman interior”
Estoy segura que la mayoría de vosotros recordáis que una vez tuvisteis uno. Pero sobre todo recordáis el día que lo perdisteis. Posiblemente fue durante vuestros primeros años de infancia.


Tal vez fue aquella vez que llegasteis del colegio con un dibujo digno de Picaso, solo tenias 6 años y vuestro padre o madre os dijeron sin mirarlo que eso no daba de comer. O tal vez fue el día que hicisteis el mejor volcán de toda la clase con 8 años y lo publicaron en el periódico escolar, pero el maestro os miro y dijo- Que no se te suban los humos y te puso un 5- Pensantes que era injusto, que un cinco no podía ser portada del periódico del colegio.

O la vez que con 8 años tocabas el piano como Mozar y tu madre dijo que hacías demasiado ruido. Otros nacieron para ser grandes pensadores, ingenieros, músicos, arquitectos médicos, empresarios, pintores, escritores, etc. Como la historia de un niño que era capaz tan solo con nueve años de diseñar un video juego. Pero abandono la idea porque a sus padres le parecía que pasarse mucho tiempo enfrente de ordenador no era ser sociable. Sí, hay muchas de estas historias y todas ellas llevan a la perdición del superman interior con el que todos nacemos. Y a eso le llamo Griptonita, no necesita ser verde ni un mineral como en el planeta de Superman. Puede tomar cualquier forma y su poder destructivo es inmenso e ilimitado. En la tierra , nuestro planeta se convierte en insultos, menos precio, abuso psicológico, bulling, maltrato, desintereses parental, anulación personal. Porque dejad que os diga algo: Todos nacemos con súper poderes y con la capacidad de ser grandes. Pero no todos tiene a la familia Kend para fomentar sus poderes.

Imaginaros al bebe Superman, cuando llego a la tierra. Cerrar los ojos y pensar en que hubiera pasado si cuando se manifestaron sus poderes sus padre adoptivos, le hubiera llamado friki, ridiculizado, tomado por loco, obligado a ignorarlos o convertilos en un estigma, ta vez darles un mal huso. Al final el pequeño superman, y mas tarde el adulto hubiera visto su capacidad como algo malo, indigno, vergonzoso que le limitaba como persona en lugar de mejorarlo. Pero los kent , no le culpabilizaron por sus poderes ni le ridiculizaron. Ayudaron a que los aceptara, entendiera y los desarrollara plenamente con seguridad. A La vez que asumía la responsabilidad de tener un talento especial. Enseñándole a controlarlo y a usarlo de forma beneficiosa. Para superman klart kend era su disfraz y Superman su yo verdadero.

supergirl_1920x1080_586896_640x360

Lo que sucede la mayoría de las veces cuando somos niños es que nos obligan a ser Klart Kend desde el momento en que nacemos. Ser insípidos, inseguros, asustadizos, limitados, ignorantes, conformistas, rencorosos. Nos hacen olvidar que somos especiales y que la mayoría de nosotros nacemos con cualidades sobrehumanas , ilimitados como las de un súper héroe. Pero a medida que crecemos es tanto la presión que ejercen nuestros padres, maestros, amigos para que seamos normales e invisibles sociales que la mayoría de nosotros nos convertimos en robots defectuosos. La oda por la mediocridad es tan grande. Que solo unos pocos del universo conocido tiene padres, amigos, maestros como la familia Kend y son capaces de conservar su Superman interior y luchar contra la Griptonita con éxito. Para estas personas convertirse en Klart no supone un problema puesto que saben que su verdadero yo es Superman o Supergirl. Cuando se enfrentan a la piedra verde no tienen mas que sacar, su autoestima, valor, creatividad, coraje, habilidades, entereza y esperanza, inteligencia, imaginación. Y por mucha Griptonita que haya que destruir estos poderes lo convierten el algo mas sencillo. No fácil, hasta superman tiene días malos, pero al final vence la situación y puede volver a ser Klart Kend y relajarse. Porque saber quien eres y conocer tu capacidad y limitaciones como persona es el paso principal para el el éxito. No obstante crecer solo sabiendo tus limitaciones es una puerta segura para el fracaso.


Pero amigo saber que no esta todo perdido. No os hundáis en el sofá , atraquéis la nevera y tampoco convirtáis vuestra cama en un espacio permanente. Hay solución.
Sí, hemos perdido nuestro Superman interior pero por suerte lo podemos recuperar, hará falta algo de trabajo y una intensa lucha contra la Griptonita que ahora recorre vuestras venas y cerebro, Pero todos hemos visto a Superman, apaleado, golpeado y muerto practicamante y luego a resurgido de sus cenizas. Porque lo bueno de nuestro superman interior es que como superman tiene una fortaleza donde resguardarse y curarse de su heridas. Cuando perdemos nuestro Superman este no desaparece, al igual que Klart Kend lleva el suyo bajo su traje. El nuestro permanece aletargado en nuestra conciencia.
Por eso hay personas que después de pasar toda una vida como medico, Abogados, ingeniaros , maestras o cualquier otra profesión que no eligieron. Deciden dar un cambio a su vida.

De momento esto es todo sobre este tema. Disfrutar del post No olvideís dejar comentarios. Quiero ver muchos comentarios
El próximo post : Como recuperar mi Superman interior.
La pareja Griptonita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s